Unbroken

Gracias a la dirección de Angelina Jolie, Unbroken santifica a Louis Zamperini, lo deshumaniza, colocando su ejemplo de vida tan lejos de nosotros como la biblia supone la de Jesús de Galilea.

La directora se decanta por lo fácil, apela por los sentimientos del espectador usando la tortura y el sadismo como elementos de manipulación.

Jolie no profundiza en la compleja e intrigante relación que existió entre el cautivo y su captor, más bien  impone su visión del conflicto, la más productiva, sin dar el mínimo espacio a la reflexión.

Notable diseño de producción, con una merecida nominación al Oscar en los apartados de sonido. Meritorio el maquillaje unido al esfuerzo físico de sus protagonistas para dar veracidad a las penurias de un naufragio que casi les cobra la vida a sus sobrevivientes.

No es la mejor fotografía de Roger Deakins, pero eso es más que suficiente para cualquier otro fotógrafo.

A pesar de tener más de dos horas, el filme mantiene el interés del público gracias a sus guionistas, con los Coen incluidos, quienes dan Pan y Circo cada vez que el tiempo amenaza.

Louis Zamperini merece otra mirada, una que no sea daltónica, una tan profundamente humana como lo fue su vida. Un hombre que dedicó el resto de su existencia a predicar el perdón es digno de una película más honesta, que refuerce su legado, no que incite al odio y al rencor por ser más rentable.

Calificación: 2/5

Por: José Maracallo