The Tree of Life

Terrence Malick logra una obra madura. Fatua. Bella. Trascendente. Provocadora de reflexiones. Y lo hace perpetrando la narrativa lógica del cine: irrespeta los tiempos ( cuando por ejemplo traslada el prólogo al segundo capítulo, o cuando no bien comienza ya te anticlimatiza con el la pérdida irreparable de ese ser querido…) y  exige en las interpretaciones actorales una economía de expresiones e impresiones que sorprende, pues permite que la naturaleza- real protagonista – les robe el escenario meticulosamente calculado por el enigmático cineasta.

Brad Pitt emociona y aterra como Mr. O’Brien, el tronco férreo del árbol familiar. Jessica Chastain luce muy correcta al interpretar a la frágil, amorosa y caritativa Mrs. O’Brien. Los hijos son fenomenales. Sobre todo el mayor, Jack ( el niño, que de grande caracteriza Sean Penn sobriamente.) sobre quien recae el peso del filme.

The Tree Of Life  es una reafirmación absoluta de la naturaleza creadora y que, por consiguiente, destruye sin conciencia ni preceptos morales. Es un contracanto al hombre y a su modo de operar en el planeta, de cómo destruye lo que crea.

Y Emmanuel Lubezki merece todos los premios que existan por su trabajo en la fotografía de esta película. Su cámara hurga, levita perennemente.

No hay términos medios; este filme es para amantes del cine, no para quienes están de pasada por par de horas y siguen su agenda sin reparar en lo que han visto.

Clasificación: 5/5

Por: Edwin Cruz