Relatos Salvajes

Con trepidancia y un sentido proverbial del tiempo narrativo, Damián Szifrón escribe y dirige seis historias extremas que exponen nuestro lado violento: ese animal exterminador, iracundo y fabulador que habita en nuestro ADN.

Es común que películas episódicas fallen en algún tramo, pero Relatos Salvajes es una montaña rusa muy bien edificada: los tres primeros episodios son un viaje frenético de violencia y hasta negra comicidad, y los tres restantes-sin perder hilaridad-temporizan y mutan hacia otros sub-textos: la inoperancia del estado, la natural y nunca bien recibida infidelidad del macho alfa, y la desmitificación de la bondad innata del oprimido.

La factura técnica es impecable, mereciendo destacarse la edición trémula por momentos, y templada en otros, de Pablo Barbieri Carrera y el propio Damián.

Las actuaciones son estupendas en general, sobresaliendo la ferviente y atormentada novia del último capítulo (Liliana Ackerman).

Sin dudas que el filme en cuestión es un prodigio del cine actual. Retrato fiel de la era desapegada y a full acelerador que vivimos. Fina ecualización de arte y entretenimiento. Imperativo vivir este acercamiento con gracia, tristeza y repulsión a la naturaleza humana y sus sesgos.

Calificación: 4.5/5

Por: Edwin Cruz