Pelo Malo

Mariana Rondón se deshace de la artificiosidad de sus anteriores largometrajes escribiendo y dirigiendo una historia, que aunque mínima, abundante en información pero dictada por la sutileza, muestra de una sensibilidad social que luce honesta.

La directora se concentra en el interesante conflicto de madre e hijo, no descuida ni un segundo su drama, haciendo que los personajes secundarios giren, siempre, en torno a ellos.

El casting, tan acertado como las locaciones, son venezolanos de carne y hueso, son sus bloques, es el barrio.

Las actuaciones fluyen, lo orgánico domina cada escena.

Hay una niña que con su simpático personaje aporta una válvula de escape, arrebata sonrisas en medio de lo decadente.

Pelo Malo trata de como la ignorancia humana es cultivo de miseria, de todo tipo, donde una madre, inconscientemente podría tronchar el sueño de su hijo de librarse de su triste destino, el circulo vicioso de los olvidados. La mejor película venezolana que he visto.

Calificación:
4.5/5

Por: José Maracallo.