Inside Llewyn Davis

La música folk es honesta. Los  neotrovadores generalmente cuentan verdades perennes, narran las desgarrantes  vivencias de la gente común. Raras veces  encuentran en su camino a estrellas que sobrepasan al género como  Bob Dylan, y en hispanoamérica, Silvio Rodríguez. Conociendo siempre el sentido peculiar con que los Coen tratan sus historias, quieres por momentos negar la desdicha que vive Llewyn Davis para lograr su objetivo. Pero al encontrarte con el humor lacónico de los portentos hermanos, la ruta derrotista  que traza desde su alma nuestro protagonista, tiendes a perder la esperanza. Ethan y Joel priorizan la historia. Con gran  trayectoria a cuestas, cada vez más otorgan roles principales a intérpretes de menor cartel. Y eso conspira para bien. Por mucho Oscar Isaac ofrece su actuación más aclamada. Justin Timberlake y Katie Mulligan  de lujo en los breves instantes  que salen a escena. El excéntrico personaje de John Goodman-fetiche de  Ethan y Joel-es la reconfirmación de que estamos viendo un filme Intimista y obtuso. Pero dolorosamente hilarante.  Marca de fábrica de los Coen. Brillante, sencillamente.

Calificación: 4.5/ 5

Por: Edwin Cruz