F for Fake

En la puesta de sol  de su talento casi inagotable, Orson Welles dió a luz una obra socarrona. Profunda incisión sobre el arte, la originalidad y la verdad. En “F. For Fake”  juega con los tiempos, mezcla actores de profesión con personas que actúan para vivir,  haciendo de la mentira y el plagio su todo a pulmón. La línea entre realidad y ficción queda borrada,  y nos confunde, aunque Orson anticipa el engaño. Con acrobático montaje y su voz inolvidable, el litigante cineasta pone su propia cabeza en la guillotina: se autorretrata como impostor. Subyace la idea de que el arte no está por encima de la condición humana. No hay dioses, no existen intocables. La ilusión y el timo como predicamentos. Juguetón y experimental como siempre, el Orson de Wisconsin, quien desparramó su caudoloso ingenio en pos de un nuevo referente en el cine documental.

Calificación: 5/5

Por: Edwin Cruz