Boyhood

Miles de películas después, y sigues maravillándote con lo sencillo. Con el cine que se esfuerza en contar una historia real, pero con orden. Y el orden es en verdad fantasmagórico. Porque en la vida, caos es rey. Este es el mérito principal de BOYHOOD: cuenta el cuento de una manera tan real. Richard Linklater ha tallado su  trayectoria a base de diálogos inteligentes que terminan en imágenes.  Las reflexiones sobre la existencia, el rol del ser humano en el planeta, y la interminable disquisición sobre la familia están presentes siempre en su filmografía. BOYHOOD es la síntesis pluscuamperfecta de su cine.

Mención a parte merece el esfuerzo de contar la evolución de una familia ficticia en tiempo real ( doce años), sin perder el control dando como resultado  progresiones dramáticas intensas. Estupenda la disfuncional,  efusiva y batalladora madre Patricia Arquette, capitana de la tripulación actoral.

Cine integracionista, en una era disgregada.

Calificación: 5/5

Por: Edwin Cruz